Por: Dr. Evelio Diaz Cristancho – Vicepresidente SMPB

(Las palabras expresadas por nuestros columnistas son de libre opinión y de responsabilidad propia del autor que no compromete a la SMPB)

En la meseta existieron muchas haciendas que tuvieron señoriales quintas, En lo alto de lo que después se denominó la curva del diablo, existió la quinta Larsen, que hasta la década del 60 del siglo pasado dio abrigo a un famoso prostíbulo, EL Caney, después fue motel y finalmente taller de mantenimiento de tractomulas, hoy trazado de la doble calzada; la quinta estrella tal vez fue la primera que existió en el borde de la escarpa en el sector del barrio que hoy lleva ese nombre, por los lados del antiguo hospital González valencia estaba la quinta Dania. La quinta de don David en la actual cabecera, conocida como la casa del diablo hoy urbanizada, a la salida de Cúcuta estaba la quinta Nigrinis, en el sector llamado envigado hoy barrio San miguel estaba la quinta Trebeat.

En el extremo nororiental de la ciudad en sus inicios, existió la plaza de Waterloo, hoy se le llama parque Antonia Santos, en la parte alta de la villa existió la plaza de Belén, hoy parque Santander. El parque Benjamín Herrera, estaba frente al edificio de correos, en la carrera quince con calle 36, desapareció al hacerse la prolongación de la avenida hasta el parque García Rovira, oficialmente se restituyo en la carrera 27 entre las calles 50 y 51, aunque la gente conoce el sito como parque Turbay, la verdad es que la parte oriental así se llama, y el triángulo occidental es el Benjamín Herrera.

Al sector entre el asilo de san Antonio en la calle de los dolores (calle 45), y la actual carrera quince se le llamo Boston, más arriba filadelfia, sitios donde funcionaban las pilas, por allí quedaba el barrio la cochera, no por coches sino de cochinos, criadero de cerdos, en ese sector están los actuales barrio Bolívar (carreras 18 y 22 entre calles de la Rosita, quebrada de la rosita y la calle quinta bis, antigua numeración) y el mercadillo de la Rosita. El actual barrio Girardot se llamó inicialmente barrio Nuevo, vecino de la finca cuyamita, zona aledaña al actual colegio salesiano. Chapinero, nombre que desapareció del urbanismo bumangués, era la entrada norte de Bucaramanga en los años treinta, en la carrera quince con calle sexta iniciaba el recorrido la primera ruta de bus urbano que funcionó en la ciudad, Chapinero-San Mateo, ese sector tuvo un tiempo el nombre de barrio Obrero; allí convergen hoy el barrio Comuneros y el San Rafael. El barrio Sotomayor se desarrolló en la parte alta de la Rosita entre las carreras 27 y 33 y las calles 42 y 56, el barrio Puyana, parte del llano de don David, hoy lo componen el barrio la aurora y mejoras públicas; uno de los sectores populares más antiguas dentro del urbanismo local es el barrio Piñitas, sector conocido hoy como barrio Alfonso López.