Recibimos hoy, una copia de una comunicación que está dirigida a Vanguardia Liberal, trata sobre la Sociedad de Mejoras Públicas de Bucaramanga (SMPB), nota aparentemente escrita por un ciudadano de nombre Luis E. Agudelo G.  La ciudadanía conoce de la intención del Concejo y/o de la Alcaldía de aclarar si la SMPB es o no dependencia municipal y por ende el parque conocido como el de Las Mejoras Públicas, pertenecería al concejo y/o  a la Alcaldía, esto está en estrados judiciales; aunque hace años la Personería, Espacio público y la Contraloría de Bucaramanga dejaron claro que la SMPB es una entidad privada y que el lote fue producto de un negocio entre dos entidades privadas. El terreno nunca fue parte del tesoro municipal, Lo mismo concluyo el Tribunal Administrativo de Santander, en el último escrito critican las pruebas presentadas por la SMPB  por estar basadas en los números de la revista Cultura Cívica cuyo primer número apareció en abril de 1939 y en un libro escrito en 1988 por uno de los socios más antiguos de la SMPB.

Al respecto hay que ilustrar a los “preocupados ciudadanos” que, esos elementos que ellos ponen en duda, son fuentes primarias. Fuente primaria es un testimonio documental que se considera material proveniente de alguna fuente del momento del fenómeno que se desea documentar, investigar o relatar; testimonios escritos, orales o materiales que permiten construir la historia de un fenómeno. Como en la época en que se publicaron tanto la revista como el libro, ninguno de sus contemporáneos puso en duda la veracidad de esos escritos, se asume que lo allí consignado se apega a la verdad del momento; o sea que desde el punto de vista de la historiografía, estamos ante escritos con valor de fuente primaria.

La revista y el libro tuvieron amplia circulación y fueron conocidos por los actores y testigos de los hechos allí narrados. En aras de mayor claridad, la SMPB solicito a la Alcaldía documentos que den valor a las pretensiones del Concejo, acorde con el Acuerdo municipal del 4 de febrero de 1937, si esos documentos demuestran otra versión de los hechos, habrá que reevaluar lo hasta hoy conocido. Al día de hoy ni los persistentes demandantes, ni el Concejo municipal ni la Alcaldía han podido esgrimir argumento diferente a la promulgación del Acuerdo, que no significa que se haya hecho realidad.

En el mismo escrito se retorna a lo tratado en pasquines, en donde reclaman por el busto del general Guarín y por el parque del mismo nombre. En los años 40 la SMPB tenía un contrato con la Alcaldía para el mantenimiento de los parques y zonas verdes de la ciudad, así nos ganamos el título de ciudad de los parques. Pero nunca fuimos dueños de ese terreno, la conversión del parque en mercado es responsabilidad de la clase dirigente del municipio en años más recientes, allí deben reclamar.  La campaña en contra de la SMPB insiste en enlodar la memoria de personajes que solo le aportaron bien a la ciudad, los actuales miembros de la SMPB no tuvieron nada que ver con lo que sucedió en esa época, pero si respondemos por la memoria y el prestigio de ella.

SMPB         28 de noviembre de 2016