Circulan unos pasquines elaborados con ínfulas poéticas, ilustrados con el peor mal gusto, hecho por sujetos ruines que se ocultan en el anonimato, sus impulsores posan de adalides morales desconociendo la moral misma. El mismo recurso es ilegitimo y aterrador, a tal punto que no deberían merecer alguna atención, pero tal despropósito permite insistir en que la decencia es un don esquivo, inalcanzable para quien necesita fingir serlo; nadie es decente en el anonimato; dando la cara atestiguamos que lo dicho es por lo menos posible. Los escritos mezclan datos verdaderos burdamente matizados con mentiras ¿bajo nivel cultural, falta de información o simple mala fe? Aparecieron hace cerca de 3 años, el último se distribuyó en los primeros días de noviembre de 2016. Comparando contenidos, ponen el mismo tono pseupoetico echando el mismo cuento, ampliado con lo de un debate en el Concejo, al que no se invitó a la SMP de Bucaramanga, donde saltando toda legalidad deciden que el Concejo y la Alcaldía de Bucaramanga iniciaran procesos para recuperar el parque, basados en un concepto de Espacio público de la Alcaldía, presentado como si fuera un veredicto judicial.

Circulan unos pasquines elaborados con ínfulas poéticas, ilustrados con el peor mal gusto, hecho por sujetos ruines que se ocultan en el anonimato, sus impulsores posan de adalides morales desconociendo la moral misma. El mismo recurso es ilegitimo y aterrador, a tal punto que no deberían merecer alguna atención, pero tal despropósito permite insistir en que la decencia es un don esquivo, inalcanzable para quien necesita fingir serlo; nadie es decente en el anonimato; dando la cara atestiguamos que lo dicho es por lo menos posible. Los escritos mezclan datos verdaderos burdamente matizados con mentiras ¿bajo nivel cultural, falta de información o simple mala fe? Aparecieron hace cerca de 3 años, el último se distribuyó en los primeros días de noviembre de 2016. Comparando contenidos, ponen el mismo tono pseupoetico echando el mismo cuento, ampliado con lo de un debate en el Concejo, al que no se invitó a la SMP de Bucaramanga, donde saltando toda legalidad deciden que el Concejo y la Alcaldía de Bucaramanga iniciaran procesos para recuperar el parque, basados en un concepto de Espacio público de la Alcaldía, presentado como si fuera un veredicto judicial.

La zona que dio origen al parque de las mejoras públicas, no era el sitio bucólico que intenta describir el fallido poeta, era el cauce de un riachuelo, que en el sector que hoy ocupa en hotel Chicamocha formaba una cárcava que requirió relleno, donde hoy está el parque, era un callejón enmalezado con un tierrero en donde se jugaba futbol, que también fue canalizado, el paso a la calle 36 era, en invierno, un lodazal inseguro por la presencia de un tugurio a espaldas del teatro Sotomayor. El actual parque lo conforman la concha acústica que se construyó entre 1960 y 1967, los dos sectores del parque y las oficinas que se terminaron de construir en 1999, quienes hablan de un “parque arborizado para la contemplación ciudadana” faltan a la verdad, como quienes hablan de cantinas y lupanares; en el sector hubo cafeterías y restaurantes decenas de años, solo hace poco, algunos descubrieron que esos sitios les molestan. El actual parque generó un espacio ordenado, arborizado y con jardines que tiene constante mantenimiento, la ciudad disfruta su paisaje; para la vecindad se adecuaron senderos y escalinatas haciendo cómodo su tránsito. “Desconociendo” que la Sociedad de Mejoras es una entidad privada, que el lote se le dono con fines específicos (hoy cumplidos), han presentado quejas en el Concejo, la Alcaldía y los juzgados; inseguros, recurren al pasquín anónimo para sembrar dudas; un ciudadano honrado al enterarse de la consumación de un delito debe entablar demanda y velar porque la justicia actué, ¿qué nivel de decencia tienen quienes actúan a través de escritos obscuros? Como parte del imaginario inculto, en su mísera visión igualan bar con prostíbulo; bar es un sitio de reunión y tertulia donde las personas degustan un tinto o un licor, el sueño de las prostitutas vive en el inconsciente de los autores de pasquines. La campaña orquestada contra la Sociedad de Mejoras Públicas de Bucaramanga tiene oscuros intereses, quieren hacer ver que es o fue una dependencia del Concejo, nada más lejano de la realidad.

EVELIO DIAZ CRISTANCHO, 2016 –  Miembro Junta Directiva SMPB