dsc_0169

Por: EVELIO DÍAZ CRISTANCHO

Quienes aseguran contar una historia verdadera, olvidan que la verdad histórica es relativa. La historia es producto del entendimiento, no solo de la memoria. La memoria recopila historia, imaginación y razón. Contar verdades históricas, cuando de por medio hay interés o pasión es imposible. Relatar los orígenes de la Sociedad de Mejoras Públicas de Bucaramanga tiene su principal reto en la perdida de la documentación primaria durante los hechos del 9 de abril de 1948, aunque su reconstrucción es posible, algunos prefieren las interpretaciones, y cuando afloran instintos oscuros es normal intentar pescar en rio revuelto.

Las Sociedades de Mejoras Públicas aparecieron en Colombia a finales del siglo XIX, la de Bogotá tuvo un intento en 1863; originadas muchas por orden ejecutiva local, otras por grupos de ciudadanos ligados a la vida social y política de su ciudad. En Bucaramanga el 20 de agosto de 1931 fue fundada por el alcalde, Gustavo Ordoñez Cornejo, una institución cívica llamada SOCIEDAD DE MEJORAS PUBLICAS, presidida por don Ernesto Sanmiguel, que dejó de funcionar por decisión de su junta, previo aviso al Alcalde, al Concejo Municipal y a los medios, según constancia de junio de 1935. En febrero de 1937 un acuerdo municipal intentó revivirla, pero como consta en acta del 14 de mayo de 1937 el Alcalde no le dio cumplimiento al Acuerdo.

En junio de 1937 antiguos miembros de las Sociedades de Mejoras fallidas, encabezados por el presidente del Club del Comercio Enrique Pallie A. y el gobernador Rotario Cristhian Clausen, animados por la conferencia dictada por el gran cívico Ricardo Olano en el mismo Club, decidieron reactivarla fuera del ámbito estatal; se nombró una junta presidida por Francisco Puyana Menéndez con el Club del Comercio como sede inicial, se contó con la muy activa participación del alcalde que la instaló en julio de 1937.

Oficializada como Sociedad de Mejoras Públicas (SMP) de Bucaramanga al recibir la personería jurídica del Ministerio de Gobierno el 23 de diciembre de 1938, fecha considerada como su nacimiento. Por lo tanto es a partir de este dato histórico que se deben considerar los relatos y la historia que en consecuencia ha traìdo una institución Cívica, sin ánimo de lucro, por las que han pasado personalidades de nuestra ciudad bonita en aras de un mejor porvenir de la región.