En días pasados en el periódico Vanguardia Liberal, salió con lanza en ristre el ex presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas de Bucaramanga entre 1991 y 1993 Edmundo Gavassa, en un texto que él tituló: “Sofisma de Distraccion”, atacando a nuestra institución a la cual él ha pertenecido y que de su tiempo de mandato en ella no se recuerdan mayores aportes, pareciera que con sus palabras está pidiendo a gritos “figurar” de alguna manera, ya que sus carentes argumentos invitan a que solo está llamando la atención.

La falta de altura, carencia de humildad, el poco o nada sentido cívico de este señor y sobre todo la nula capacidad de solidaridad se ven reflejadas en ese texto lleno de mentiras, de mala intención, con una evidente ambición por conseguir algo personal, se quiere lucir, con alto desconocimiento pero nosotros no vamos a permitir que sea a costillas nuestras.

Leer a Edmundo Gavassa es sinónimo de atraso, de falta de ganas de sacar adelante nuestra hermosa ciudad, es la antítesis de lo que la juventud clama y espera de Bucaramanga, por eso no le vamos a permitir que sus vagas, insulsas y vacías palabras hagan daño a nuestra institución, la cual, como todos saben, ha tenido años dificiles, de persecuciones políticas y mediáticas de manera sistemática que han herido, pero no destruído la sostenibilidad de la entidad y sobre todo las ganas de trabajar civicamente por ella, como si parece que se esfumaron y desde hace mucho por parte de este señor Gavassa.

Rechazamos contundentemente este acto de agravio sin razón de ser, sin argumentos y poniendo nuestra honorabilidad a la palestra pública como si fuera un pasatiempo, no permitiremos que nos quite el valor del esfuerzo que día tras dia, directivos y trabajadores hacen por sacar adelante los propósitos de aportar a nuestra ciudad, la que tanto amamos.

No permitermos que se mancille más con mentiras, con palabras flojas, con gritos de desespero por lograr objetivos particulares, el nombre de la Sociedad de Mejoras Públicas de Bucaramanga, los intereses particulares de personas como Edmundo Gavassa no pueden acabar con la labor que por más de 80 años se vienen desarrollando para la Ciudad Bonita.

No permitiremos que la bajeza de las palabras de un hombre sin honor, sin valía, que pregona lo que no hace destruya los años de trabajo y el esfuerzo de mucha gente, que lo que él no pudo ser entonces no lo pueda hacer las demás personas, que su desconocimiento sobre los terrenos, evidenciado en afirmar que los terrenos iban hasta la Plaza Guarín, se nota que nunca cogió un solo documento mientras se sentó en la silla de presidente, ¿será que solo estuvo ahí “por figurar”?.

Usted afirma que no se le dieron documentos por “órdenes superiores”, tiene que ser uno muy descarado para afirmar algo que nunca ocurrió de esa manera, pues bien, esperamos que tenga un segundo capítulo por decir, si es que en verdad le interesa documentarse, aunque por tradición, todos sabemos que esa es su escencia, no hacer absolutamente nada y si criticar y atacar a los que seguimos y queremos una ciudad mejor.